fbpx

Los niños de todas las edades pueden enfermarse con la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Pero la mayoría de los niños afectados generalmente no se enferman con tanta gravedad como los adultos, y algunos quizás no presenten ningún síntoma. Reconoce los signos y síntomas de COVID-19 en bebés y niños, por qué los niños quizás se vean afectados de manera diferente por la COVID-19 y qué puedes hacer para prevenir que se propague el virus.

¿Cuál es la probabilidad de que un niño contraiga la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)?

Según la American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) y la Children’s Hospital Association (Asociación de Hospitales para Niños), en los Estados Unidos, los niños representan aproximadamente un 15 % de todos los casos de COVID-19. Se observan cada vez más casos de COVID-19 en niños en los Estados Unidos, con un aumento reciente del 10 % en el número total de casos infantiles informados.

Si bien todos los niños pueden contagiarse con el virus que causa la COVID-19, no se enferman tanto como los adultos. En su mayoría, los niños tienen síntomas leves, o no tienen síntomas.

Sin embargo, algunos niños se enferman gravemente por la COVID-19. Podría ser necesario hospitalizarlos, tratarlos en la unidad de cuidados intensivos o colocarles un respirador para ayudarlos a respirar, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Además, los niños con afecciones subyacentes, como obesidad, diabetes y asma, podrían tener un mayor riesgo de enfermarse de gravedad por la COVID-19. Los niños que tienen una enfermedad cardíaca congénita, afecciones genéticas o enfermedades que afectan el sistema nervioso o el metabolismo también podrían tener más alto riesgo de enfermarse gravemente por la COVID-19.

Los estudios también sugieren índices desproporcionadamente más altos de COVID-19 entre los niños hispanos y afroamericanos (no hispanos) comparados con los niños blancos no hispanos.

Algunos niños continúan con síntomas de COVID-19 después de su recuperación inicial. En raras ocasiones, algunos niños también pueden desarrollar una afección grave que parece estar asociada con la COVID-19.

¿Por qué reaccionan los niños de manera diferente ante la COVID-19?

La respuesta todavía no está clara. Algunos expertos sugieren que los niños quizás no se vean afectados de manera tan grave por la COVID-19 porque hay otros coronavirus que se propagan en la comunidad y causan enfermedades como el resfriado común. Como los niños con frecuencia se resfrían, tal vez su sistema inmunitario esté preparado para proporcionarles alguna protección contra la COVID-19. También es posible que el sistema inmunitario de los niños interactúe con el virus de una manera diferente a la que lo hace el de los adultos. Algunos adultos se están enfermando porque su sistema inmunitario parece reaccionar en exceso al virus, lo que causa un daño mayor al cuerpo. Quizás es menos probable que esto suceda con los niños.

¿Cómo se ven afectados los bebés por la COVID-19?

Los niños menores de 1 año parecen tener un mayor riesgo de presentar una enfermedad grave con COVID-19 que los niños mayores. Es posible que esto se deba a que su sistema inmunitario todavía es inmaduro, y que sus vías respiratorias son más pequeñas, lo que puede hacer más probable que presenten problemas para respirar si contraen infecciones virales en las vías respiratorias.

Los recién nacidos pueden infectarse con el virus que causa la COVID-19 durante el parto o por exposición a cuidadores enfermos después del parto. Si tienes COVID-19 o está esperando los resultados de las pruebas debido a los síntomas, se recomienda durante la hospitalización después del parto que uses una mascarilla de tela y que tengas las manos limpias cuando cuides a tu recién nacido. Está bien tener la cuna de tu bebé junto a tu cama mientras estés en el hospital, pero también se recomienda que te mantengas a una distancia razonable del bebé cuando sea posible. Cuando se toman estas medidas, el riesgo de que un recién nacido se infecte con el virus de la COVID-19 es bajo. Sin embargo, si estás gravemente enferma con COVID-19, tal vez sea necesario separarte temporalmente de tu recién nacido.

Los bebés que tienen COVID-19 o a los que no se les puede hacer análisis y no tienen síntomas pueden recibir el alta del hospital, según las circunstancias. Se recomienda que los cuidadores del bebé lleven mascarillas y se laven las manos para protegerse. Se necesitará seguimiento frecuente con el proveedor de atención médica del bebé, por teléfono, visitas virtuales, o visitas en el consultorio, por 14 días. Los bebés que dan negativo para COVID-19 pueden ser enviados a casa desde el hospital.

FUENTE: Mayo Clinic

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Hola como podemos ayudarte?
WhatsApp chat